La Reforma Fiscal, establece que las Sociedades Civiles con objeto mercantil pasarán a tributar a partir del 01/01/2016 en el Impuesto de Sociedades. Un cambio muy importante para este tipos de entidades. 

Actualmente, las Sociedades Civiles tributan en Régimen de atribución de rentas, es decir, cada uno de los socios tributa en su IRPF personal (delacración de la renta) por los rendimientos obtenidos por la Sociedad Civil en base a su porcentaje de participación.

A partir del año 2016, las Sociedades Civiles que tengan un objeto mercantil que vienen tributando en Régimen de atribución de rentas, pasarán a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades al tipo fijo del 25%. 

A los socios de estas entidades, se les da la opción de disolverse si adoptan el acuerdo en los primeros 6 meses de 2016, con un Régimen Especial de Diferimiento. Se establecen las siguientes ventajas

  • Exención en la modalidad de operaciones societarias de ITP y AJD.
  • Exención en el IVTNU (plusvalía).
  • Diferimiento al valorar lo recibido. 

Los socios que a partir de Enero de 2016 pasen a tributar por Sociedades, que tengan pendientes de aplicar saldos de deducciones por incentivos a la actividad económica, podrán seguir deduciéndolos en los mismos términos que venían haciéndolo. 

Como los socios no pueden tener nómina en la sociedad ni emitir una factura contra la misma por los servicios prestados, las cantidades que perciban de la Sociedad Civil entendemos que tendrá consideración de dividendos aunque habrá que esperar a que concreten más sobre esta nueva norma. 

Lo que implica, además del tipo fijo del 25% en concepto de Impuesto de Sociedades, los socios deberán tributar en su IRPF personal por los rendimientos que obtengan de la Sociedad Civil.Es decir, en un principio, la tributación será mayor.

Quien se decide a constituir una Sociedad Civil, tiene menor coste de constitución, una mayor simplicidad en la gestión contable y tributaria, permite acceder a ventajas para emprendedores como la capitalización de la prestación por desempleo y posible subvenciones de establecimiento como autónomo. Además es posible cotizar por la cuota mínima del Régimen de Autónomos y aplicar la "tarifa plana" cumpliendo los requisitos. 

Mientras que quien se decide a constituir una Sociedad Limitada, se limita la responsabilidad de los socios al capital social aportado. La seguridad social, a partir del 2014 subieron las bases de cotización a los socios de estas entidades.